Consultor/a Generación de evidencia sobre políticas y programas para Protección Social-VIH
World Food Programme (WFP)
Close on 28 Sep 2020
Location: Ecuador
Apply Now
Added 1 week ago
Job Description

TÉRMINOS DE REFERENCIA:

CONSULTORÍA PARA LA GENERACIÓN DE EVIDENCIA QUE FACILITE LA CREACIÓN DE POLÍTICAS PÚBLICAS Y FORTALEZCA LAS EXISTENTES PARA EL DESARROLLO DE ACCIONES SOBRE VIH Y PROTECCIÓN SOCIAL

Localidad:

Quito, Ecuador

Tipo de contrato:

Acuerdo de Servicios Especiales (SSA

Unidad:

Programa

Duración:

90 días

La posición vacante está abierta a ciudadanas y ciudadanos ecuatorianos, y personas extranjeras con permiso de trabajo en Ecuador.

El Programa Mundial de Alimentos está comprometido con la igualdad de oportunidades y en lograr la diversidad de su fuerza de trabajo en términos de género, nacionalidad y cultura. Valoramos la inclusión y se invita a participar a mujeres, personas pertenecientes a grupos minoritarios, grupos de origen indígena, afrodescendientes y personas con discapacidad.

Todas las solicitudes serán tratadas con la más estricta confidencialidad. Contactaremos únicamente a las personas que sean preseleccionadas luego del análisis y ponderación de hojas de vida y propuestas de trabajo.

1. ANTECEDENTES

Existe un consenso cada vez mayor de que existen conocimientos y métodos para poner fin a la epidemia de SIDA como una amenaza para la salud pública en 2030, aunque se requieren más conocimientos, inversiones y herramientas, incluida una cura y una vacuna. Una reducción drástica de las muertes relacionadas con el SIDA requiere que, 30 millones de personas accedan al tratamiento para el VIH, mediante el cumplimiento de los objetivos 90-90-90 para 2020, lo cual se traduce en que el 90% de las personas que viven con el VIH conocen su estado de VIH, el 90% de las personas que son VIH positivos acceden al tratamiento, y el 90% bajo tratamiento tenga carga viral suprimida. La Declaración política para poner fin al SIDA del 2016, adoptada por consenso por la Asamblea General de las Naciones Unidas, traza el camino para acabar con la pobreza, la desigualdad y la exclusión. El fortalecimiento de los sistemas nacionales de protección social es un objetivo clave en la Declaración política para garantizar que en 2020 el 75% de las personas que viven con el VIH o afectadas por el VIH se beneficien de la protección social sensible al VIH.

En la región de América Latina y el Caribe, el SIDA sigue siendo una grave condición de salud que afecta de mayor manera a la población en situación de vulnerabilidad, la cual se ve magnificada por la situación actual de estigma y discriminación. Desempleo, migración, economía informal, violencia contra las mujeres y los niños, limitado acceso a los servicios de salud, limitado acceso a vivienda, falta de acceso al crédito y la inseguridad alimentaria son algunos de los efectos que trae esta condición de salud. Todas estas barreras sociales y económicas amenazan los objetivos universales relacionados con los ODS, y especialmente las metas 90-90-90 y de acción acelerada para terminar con el SIDA para 2030.

La protección social se reconoce como un facilitador crítico para una mejor respuesta al SIDA, ya que tiene como objetivo reducir los riesgos, mitigar sus impactos para mejorar la capacidad de los hogares para hacer frente y responder a los riesgos. Así también, la protección social tiene como objetivo dar acceso a las políticas de promoción y otros servicios sociales, facilitando el acceso a políticas preventivas o específicas de salud que permitan apoyar el trabajo en VIH/Sida. La protección social desempeña un papel fundamental para ayudar a las personas a superar las desigualdades estructurales que afectan la epidemia del VIH y que sirven como barreras para el tratamiento, el acceso a pruebas, la escolarización y otros servicios esenciales. La protección social es particularmente relevante para el VIH debido a su potencial para abordar problemas, como la desigualdad de género, el estigma y la discriminación, que exacerban la marginación y la vulnerabilidad que enfrentan las poblaciones con mayor riesgo de infección, así como también el acceso a los programas y servicios específicos.

Además, durante los últimos dos años, los países de América Latina y el Caribe han sido testigos de un creciente número de refugiados y migrantes que llegan a sus territorios con crecientes necesidades de salud, ya sea en áreas fronterizas o en centros urbanos, los cuales albergan las mayores concentraciones de refugiados y migrantes. Su situación empeora porque con frecuencia se ven afectados por el estrés de largos viajes, muchas veces caminando por varios países de tránsito, antes de llegar a un destino. Siguen siendo preocupantes los grupos de migrantes y refugiados con necesidades específicas, incluidas mujeres embarazadas y lactantes, niños, ancianos, personas con movilidad reducida, personas con VIH / SIDA y la comunidad LGBTI.

De acuerdo con la OMS los refugiados y los migrantes pueden presentar un mayor riesgo de desarrollar enfermedades infecciosas debido a su exposición a las infecciones, la falta de acceso a la atención sanitaria, la interrupción de la atención y las malas condiciones de vida durante el proceso de migración. Según ACNUR las mujeres y niñas refugiadas, solicitantes de asilo y migrantes se encuentran en mayor riesgo de ser víctimas de violencia, tanto en sus países de origen como durante la ruta hacia un lugar más seguro. Muchas de ellas han sido víctimas de amenazas, violencia física, emocional, psicológica o sexual. sin embargo, las necesidades, las prioridades y las voces de las mujeres refugiadas y migrantes suelen estar ausentes de las políticas destinadas a protegerlas y darles asistencia.

La Constitución de la República del Ecuador (2008) garantiza los derechos de las personas y grupos de atención prioritaria, así como el acceso universal, gratuito y solidario a los servicios de salud. El Estado, a través de la Red Pública Integral de Salud (RPIS), garantiza el diagnóstico de VIH, el tratamiento antirretroviral (TARV) y el seguimiento de las personas afectadas por la epidemia. Aunque la realidad de las personas que viven con VIH (PVV) ha ido mejorando desde el inicio de la epidemia, sobre todo en términos de acceso a servicios de salud y disminución de la discriminación, el Ecuador todavía tiene grandes desafíos para abordar integralmente el estigma y discriminación hacia estas personas. Esto se vuelve más complejo cuando las PVV son personas GLBTI o mujeres, por la discriminación histórica de la que han sido víctimas.

En cuanto a la Estrategia 90 90 90, compromiso al que el país se encuentra alineado, la información disponible permite ver que la primera brecha es la más importante, y estimas que el 58 % de PVV conoce su condición, mientras que el 88 % de los que conocen su condición están en tratamiento, y el 50 % de quienes se encuentran en tratamiento tiene una carga viral indetectable. (PNM VIH 2018 - 2022)

De la información disponible, se puede establecer que la epidemia de VIH en el Ecuador es de tipo concentrada, principalmente en personas trans femeninas (MTF) (34,8 % en Quito y 20,7 % en Guayaquil) y de hombres que tienen sexo con hombres (HSH) (16,5 % e n Quito y 11,2 % en Guayaquil). Por otra parte, en la población general se estima que la prevalencia nacional a 2016 es de 0,3 % en personas entre 15 y 49 años, mientras que la prevalencia en mujeres embarazadas es del 0,16 %.

La provincia del Guayas presenta la mayor concentración de notificación de casos nuevos en 2016, con el 50,31%, seguido por Pichincha (10,16%), Manabí (6,36%), Esmeraldas (5,94%), Los Ríos (5,72%) y El Oro (5,16%). Estas seis provincias concentran más del 80 % de personas notificadas con VIH/ Sida.

2. JUSTIFICACIÓN

En vista de la carencia de información que existe sobre las necesidades de protección social de las personas con VIH y, en particular, de los migrantes y refugiados con VIH, el WFP busca realizar estudios cualitativos en cuatro países de la región contribuyendo de esta manera al conocimiento regional y que sirvan de base de apoyo para futuras acciones. Considerando que el Ecuador es un país de acogida, constituyendo uno de los destinos de la población refugiada colombiana, así como de los migrantes venezolanos que salen por sus conflictos internos, Ecuador es uno de los países seleccionados para este estudio.

En apoyo al levantamiento de información, el grupo Inter agencial de VIH y Protección Social de Naciones Unidas, ha desarrollado una herramienta de análisis, la cual se utiliza para un escaneo rápido de los programas de protección social existentes y su sensibilidad (o falta de) a la respuesta al VIH en un determinado país y ubicación.

https://www.unaids.org/en/resources/documents/2017/HIV-social-protection-assessment-tool

3. OBJETO DE LA CONTRATACIÓN

Generar la evidencia necesaria que facilite la creación de políticas públicas y fortalezca las existentes para el desarrollo de acciones sobre VIH y protección social.

4. OBJETIVOS ESPECÍFICOS

  1. Realizar un análisis de los programas de protección social en Ecuador, incluyendo las medidas de protección social impulsadas por el Gobierno Ecuatoriano relacionados a la salud, seguridad alimentaria y nutrición, mismos que posiblemente han sufrido un impacto a los efectos socioeconómicos de la pandemia por COVID-19; el cual incluya la herramienta de evaluación del VIH y la protección social, desarrollada por el grupo Inter agencial de Protección Social de Naciones Unidas, que permita conocer y evaluar los programas acordes a las necesidades vinculadas a las personas que viven con VIH en Ecuador, desde una perspectiva de género e incluyente a personas en movilidad humana.

  1. Analizar la herramienta y proporcionar recomendaciones con el fin de adecuarla a la realidad actual, considerando el contexto COVID y de país.
  2. Proponer recomendaciones para un futuro plan de abogacía e incidencia técnica y política, que visibilice los avances y brechas en materia de protección social y VIH en Ecuador.

5. ACTIVIDADES - RESPONSABILIDADES

  1. Desarrollar un plan de trabajo y propuesta metodológica.
  2. Llevar a cabo la planificación, coordinación e implementación del estudio.
  3. Identificar y seleccionar las fuentes de las que serán extraídos los distintos datos requeridos y verificar su validez, en coordinación con la persona encargada de supervisar el presente contrato.
  4. Desarrollar el proceso de recolección de datos.
  5. Coordinar reuniones y entrevistas con las instituciones y/o encargados de las entidades que proveen la información a fin de garantizar la calidad de los datos recolectados, incluyendo sociedad civil y otras ONGs que trabajan en este ámbito.
  6. Consultar periódicamente con el punto focal de la implementación del estudio de WFP a nivel de país para garantizar el cumplimiento de los plazos del estudio.
  7. Apoyar la coordinación, planificación e implementación de las reuniones de validación de los resultados iniciales del estudio en los que participen, además, los miembros de la Sociedad Civil.
  8. Preparar los materiales requeridos y socializar los informes resultantes con el grupo Inter agencial de VIH y Protección Social de Naciones Unidas, con el fin de recibir retroalimentación.
  9. Presentar los resultados al equipo de WFP, resaltando las conclusiones principales sobre las cuales WFP podría, acorde con su mandato, utilizar para el diálogo y la incidencia política.
  10. Desarrollar el borrador de primer informe y el informe final incluyendo respectivas recomendaciones.
  11. Otras actividades adicionales requeridas para alcanzar los objetivos planteados y resultados esperados.

6. PRODUCTOS ESPERADOS

  1. Un documento con la propuesta metodológica, la cual incluya recomendaciones para los ajustes de la herramienta de análisis a la realidad del país, dentro de un marco que considere la actual situación por COVID19. Entrega 2da semana desde inicio de la consultoría.
  2. Un primer informe intermedio, que dé cuenta de los avances y desafíos metodológicos, con el fin de introducir adecuaciones al proceso de investigación. Entrega 8ta semana desde inicio de la consultoría.
  3. Un PPT de presentación de los resultados del análisis de los programas de Protección Social de Ecuador con énfasis en las necesidades específicas de la población con VIH o afectados por éste, incluyendo a personas migrantes y refugiadas. El PPT deberá incluir las conclusiones principales sobre las cuales WFP podría, acorde con su mandato, utilizar para el diálogo y la incidencia política. Entrega 10ma semana desde inicio de la consultoría.
  1. Informe final de análisis de los programas de Protección Social de Ecuador con énfasis en las necesidades específicas de la población con VIH o afectados por éste, incluyendo a personas migrantes y refugiadas. El informe de análisis debe incluir recomendaciones pertinentes para la construcción de un plan de abogacía; tales como actores claves, temas relevantes, mensajes prioritarios, entre otros. Entrega 12ava semana desde inicio de la consultoría.

7. INDICADORES DE DESEMPEÑO

  • Responsabilidad y compromiso con las tareas.
  • Capacidad analítica.
  • Entrega de productos en fecha establecida.
  • Capacidades de coordinación con varios actores incluido gobierno.
  • Excelente capacidad de comunicación y de redacción.

8. CRONOGRAMA DE PAGOS SEGÚN ENTREGA DE PRODUCTOS

  1. El primer pago se realizará por el 30% contra entrega de la propuesta metodológica.
  2. El segundo pago se realizará por el 20% contra entrega del primer borrador de informe.
  3. El tercer pago se realizará por el 20% contra entrega y presentación del PPT.
  4. El cuarto pago se realizará por el 30% contra entrega satisfactoria de informe final.

9. DESCRIPCIÓN DEL PERFIL PROFESIONAL

Educación:

Estudios de pregrado en ciencias sociales (Sociología, economía o similar), preferente con especialidad en salud.

Experiencia:

  • El/la consultor/a puede ser una persona independiente o vinculada a una organización no gubernamental o académica con experiencia en los temas de protección social, preferentemente en áreas de salud, VIH
  • Mínimo 5 años de experiencia de trabajo, de preferencia en instituciones de gobierno y/o agencias de cooperación internacional.
  • Conocimiento y/o experiencia en investigación con perspectiva de género
  • Conocimiento de métodos de investigación sólidos y estándares de monitoreo y evaluación. La familiaridad con las técnicas cuantitativas y cualitativas de encuestas de salud es un valor agregado.
  • Dominio de técnicas para la preparación de análisis rápidos o desk reviews

Conocimientos & Habilidades:

  • Conocimiento de los programas nacionales de Protección Social.
  • Buen entendimiento de VIH y migración.
  • Relaciones con las redes y movilización de personas que viven con VIH.
  • Comprensión de los derechos humanos en poblaciones vulnerables y con enfoque de género en el contexto del VIH y protección social.
  • Capacidad para fomentar y gestionar enfoques colaborativos.
  • Excelentes habilidades analíticas y de escritura.
  • Manejo solvente de programas ofimáticos, en especial Word, Excel, Power Point, Publisher.

Idiomas: Comprensión de inglés escrito será valorada positivamente.

10. SUPERVISIÓN

La contratación se hará a través de la oficina del Programa Mundial de Alimentos (WFP) Ecuador, la supervisión para el cumplimiento de las actividades del(la) consultor(a) estará a cargo de la Oficial Nacional de Programa en coordinación con la Asistente Técnica – Nutricionista.

11. REQUISITOS PARA EL CONCURSO

Las aplicaciones se recibirán a través de la plataforma de e-recruitment de WFP https://www.wfp.org/careers/job-openings, buscando el anuncio de esta vacante en Ecuador. Deberán adjuntarse los siguientes documentos para participar en el concurso:

a) Hoja de Vida (Perfil Profesional y Experiencia) o Formulario P11

b) Propuesta técnica de trabajo

c) Propuesta de honorarios profesionales

d) Carta de presentación/ cover letter que destaque sus competencias y experiencia relevante para esta consultoría y su motivación para la misma.

About WFP

Assisting 91.4 million people in around 83 countries each year, the World Food Programme (WFP) is the leading humanitarian organization saving lives and changing lives, delivering food assistance in emergencies and working with communities to improve nutrition and build resilience.

As the international community has committed to end hunger, achieve food security and improved nutrition by 2030, one in nine people worldwide still do not have enough to eat. Food and food-related assistance lie at the heart of the struggle to break the cycle of hunger and poverty.

On any given day, WFP has 5,000 trucks, 20 ships and 92 planes on the move, delivering food and other assistance to those in most need. Every year, we distribute more than 15 billion rations at an estimated average cost per ration of US$ 0.31. These numbers lie at the roots of WFP’s unparalleled reputation as an emergency responder, one that gets the job done quickly at scale in the most difficult environments.

WFP’s efforts focus on emergency assistance, relief and rehabilitation, development aid and special operations. Two-thirds of our work is in conflict-affected countries where people are three times more likely to be undernourished than those living in countries without conflict. 

At WFP, we are committed to providing a safe and respectful work environment for all our employees. We adopt a zero-tolerance approach to sexual harassment, harassment, abuse of authority and discrimination in the workplace. WFP has a clear and robust framework (HSHAPD Policy) to address and deter such behaviour. 

The World Food Programme created an Ethics Office in 2008 to ensure that all staff members observe and perform their functions with the highest standards of integrity, as required by the Charter of the United Nations, and in accordance with the Standards of Conduct for the International Civil Service.

At the same time, WFP adopted a Whistleblower Protection Policy to guard against retaliation for individuals who report misconduct, provide information in good faith on wrongdoing by one or more employees, or cooperate with a duly authorized audit or investigation.